Ulux Marbella

Cómo obtener el permiso de residencia española invirtiendo en propiedad

El 19 de septiembre 2013 el Congreso español aprobó finalmente la ley que regulará la posibilidad de que los extranjeros puedan obtener la residencia española a través de importantes inversiones, sobre todo en el sector inmobiliario. Aquí hacemos un resumen de lo requisitos para calificar para la residencia española.

 

Requisitos específicos para los visados de residencia

En primer lugar, para obtener una visa de residencia española, se requiere hacer una “inversión significativa” en el país que puede incluir:

1. Una inversión igual o superior a 2 Millones de Euros en deuda pública o de 1 Millón de Euros en acciones de empresas españolas o depósitos bancarios.

2. La adquisición de una propiedad con un valor neto de mínimo 500.000€. Es posible financiar esta adquisición a través de una hipoteca, pero esto sólo se permite para propiedades valoradas en más de 500.000€.

Curiosamente, la ley no especifica que no se puedan adquirir varias propiedades, si así lo desea el comprador.

Usted tendrá que demostrar su inversión

Si usted decide invertir en bonos gubernamentales, corporativos o depósitos bancarios, debe demostrar que ha realizado esta inversión mediante la presentación de certificados expedidos por las autoridades competentes o de los bancos, junto con su solicitud de residencia.

Estos certificados deben expedirse en un plazo no superior a 60 días antes de la solicitud de residencia.

Si usted está invirtiendo en propiedades inmobiliarias, usted puede probar su inversión por medio de un certificado expedido por el Registro de la Propiedad. En el momento de hacer su solicitud de residencia ya debe haber firmado las escrituras de la propiedad en una notaria oficial, aunque aún no haya sido registrada en el Registro de la Propiedad. Esto demostrará que efectivamente ya ha pagado el precio de compra de al menos 500.000€ netos.

Visa y permiso de residencia

Una vez que haya obtenido su visa de residencia, ésta le da el derecho a residir en España por 1 año y a solicitar un permiso de residencia por un período de 2 años, si se cumplen los siguientes requisitos:

1. Que tenga una visa válida y vigente, o que no hayan transcurrido más de 90 días desde su fecha de caducidad.

2. Que haya viajado a España, al menos una vez durante su período inicial de 1 año de residencia.

3. Que haya mantenido las inversiones hechas previamente, lo cual se debe probar por medio de los certificados que exige la ley.

La ley no especifica si hay posibilidades de posteriores renovaciones de residencia, sin embargo, es razonable pensar que sí, siempre y cuando su inversión inicial todavía se mantenga y por el hecho de que la ley en realidad hace referencia a “los períodos de renovación de dos años”, en plural.

También es importante señalar que es posible incluir a su esposa e hijos en su solicitud inicial de residencia, o se pueden añadir después.

Otros requisitos generales que se deben cumplir al solicitar la residencia
Además de los requisitos mencionados anteriormente, también se debe cumplir con todo lo siguiente:

1. No residir ilegalmente en territorio español.

2. Tener 18 años de edad o más.

3. No puede tener ningún registro de antecedentes penales en España o en cualquier otro país de residencia anterior.

4. No puede tener prohibida la entrada en España o en el espacio territorial de países con los que España haya firmado un acuerdo a tal efecto.

5. Debe tener una póliza de seguro de salud, público o privado, con una compañía de seguros debidamente autorizada para operar en España.

6. Debe disponer de medios económicos suficientes para hacer frente tanto a sus gastos de manutención como a los gastos de su regreso a su país, tanto para usted como para su familia, durante el período de tiempo que desea residir en España.

7. Debe haber pagado los impuestos legalmente establecidos.

Implicaciones fiscales de convertirse en un residente español

En términos muy generales, como extranjero residente en España Usted será responsable del pago de impuestos sobre la renta de todas las ganancias que haya obtenido en cualquier parte del mundo.

Esto puede que no le interese a todo el mundo. Algunos inversores, por diversas razones, pueden estar buscando residencia en España, pero no quieren pagar impuestos en este país en función de su renta mundial.

Esto se puede conseguir por:

1. Evitar una conexión física con el territorio. En otras palabras, no debe permanecer en territorio español por más de 183 días durante el año natural.

Obviamente, esto se puede demostrar a través de los registros de entradas y salidas en el pasaporte, billetes de avión y cualquier otra documentación, que debe guardar.

Dicha ley permite el mantenimiento de la residencia, incluso cuando hay ausencias en España de más de seis meses, pero esta regla parece más diseñada como una vía de escape para evitar la residencia en estos casos.

2. También puede ser considerado residente fiscal si su actividad económica principal se encuentra en España.

Dada la falta de definición legal, hay opiniones que sitúan el núcleo de los negocios en el lugar donde se consiguen la mayor parte de los ingresos.

Para evitar que las autoridades fiscales españolas le obliguen a tributar en España, es vital obtener un certificado de residencia fiscal en otro país que no esté considerado como paraíso fiscal.

Este certificado de residencia fiscal debe indicar:

1. Que usted es residente fiscal en el Estado que lo emite.

2. Que usted es responsable del pago de impuestos en ese Estado por sus ingresos a nivel mundial.

3. Que haya sido emitido por las autoridades fiscales competente.

4. Si hay un acuerdo para evitar la doble imposición, para efectos de dicho acuerdo, éste debe indicar que usted es residente.

En conclusión, parece que los requisitos para obtener la residencia no son complicados de alcanzar, sin embargo hay que tener cuidado con el fin de evitar ser considerado residente fiscal en España, si eso no es lo que desea.